Envolver con sábanas o mantas a los bebés eleva el riesgo de que sean víctimas del síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) mientras duermen, según indica una revisión de la literatura médica.

Los autores identificaron un aumento del 38 por ciento en el riesgo de morir por SMSL cuando se envuelve a los bebés con mantas o sábanas ligeras, según publican en la revista Pediatrics.

"Sabemos que un sueño más seguro para los bebés significa ponerlos a dormir boca arriba", dijo la autora principal, doctora Anna Pease, de la Universidad de Bristol, en el Reino Unido. "El riesgo de SMSL cuando se los coloca de costado o boca abajo aumenta aún más si los bebés están envueltos", agregó.

Pease atribuyó por lo menos parte del riesgo a que los bebés van creciendo y pueden ponerse boca abajo o de costado aun cuando los padres los dejan durmiendo en la posición correcta. Eso ocurre entre los cuatro y seis meses de edad. "Hay que desalentar la práctica de envolver a los bebés", dijo.

Con su equipo reunió los resultados de cuatro estudios realizados durante dos décadas en Gran Bretaña, Estados Unidos y Australia. Incluían a un total de 760 bebés que murieron por SMSL y a 1.759 bebés sin esa complicación.

La proporción de bebés que estaban envueltos era mayor en el grupo con SMSL que en la otra cohorte, aunque la diferencia era significativa en dos estudios solamente.

Los bebés envueltos que dormían boca abajo tenían 10 veces más riesgo de ser víctimas de SMSL que aquellos sin envolver con mantas o sábanas. El riesgo de muerte súbita se triplicaba al dormir de costado o aumentaba un 93 por ciento al dormir boca arriba.

Una limitación del estudio es la gran diferencia de prácticas entre los países en distintos períodos y la falta de información sobre si los bebés dormían con sus padres, lo que de por sí eleva el riesgo.

Aun así, la doctora Danette Swanson Glassy, de Mercer Island Pediatrics y de la University of Washington, opina que los resultados deberían alentar a los padres a asegurarse de que sus bebés duerman boca arriba y que, si los van a envolver, lo hagan sólo si son muy pequeños y no pueden cambiar de posición durante la noche.