CHICAGO - Una comparación entre índices del síndrome de Guillain-Barré antes y después de que el virus del Zika apareciera en siete países halló una fuerte asociación entre ambas enfermedades, dijeron el miércoles investigadores de la Organización Panamericana de la Salud.

El actual brote de zika fue detectado primero en Brasil el año pasado y desde entonces se extendió por América y el Caribe. En el gigante suramericano fue además relacionado con más de 1.800 casos de microcefalia.

Sin embargo, las primeras alarmas sobre el zika sonaron en Brasil meses antes de que surgieran los casos de microcefalia, ya que adultos que se recuperaban de la infección parecían sufrir índices mayores que lo normal del síndrome de Guillain-Barré, una enfermedad autoinmune en la que el cuerpo se ataca a sí mismo después de una infección.

En un reporte divulgado como una carta al editor de la publicación New England Journal of Medicine, el doctor Marcos Espinal, director del departamento de enfermedades transmisibles de la OPS –el brazo regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS)– y sus colegas analizaron índices del síndrome y del virus en el estado brasileño de Bahía, en Colombia, República Dominicana, El Salvador, Honduras, Surinam y Venezuela.

Evaluaron a 164.237 casos confirmados y presuntos del virus del Zika y 1.474 casos del síndrome de Guillain-Barré que se dieron entre el 1 de abril del 2015 al 31 de marzo del 2016, usando información recogida en reportes oficiales.

Su análisis halló una asociación cercana entre aumentos en casos de zika y de Guillain-Barré. A medida que las infecciones por el virus disminuían, también lo hacía la incidencia de casos del síndrome, halló el equipo.

Respecto a las tasas previas al brote de zika, el síndrome de Guillain-Barré aumentó un 172 por ciento en el estado brasileño de Bahía, fuertemente golpeado por el virus. El equipo vio alzas similares en otros países, de un hasta 211 por ciento en Colombia, 150 por ciento en República Dominicana, 100 por ciento en El Salvador, 144 por ciento en Honduras, 400 por ciento en Surinam y 877 por ciento en Venezuela.

El equipo no halló vínculos entre el síndrome de Guillain-Barré y el dengue, un virus similar del que se sospechaba que contribuía al aumento en casos. Basados en sus hallazgos, los investigadores dijeron que el zika y el síndrome de Guillain-Barré "están fuertemente asociados" pero que se necesitan más estudios para probar una causalidad directa.

El síndrome de Guillain-Barré causa una debilidad gradual en piernas, brazos y parte superior del cuerpo, y en algunos casos parálisis temporal. Los pacientes con frecuencia requieren cuidados intensivos y un respirador. Debido a ello, el virus de Zika "impone una carga importante" sobre la población de América Latina y el Caribe, donde unos 500 millones de personas están en riesgo, dijeron los investigadores.