La aspirina disminuye las probabilidades de tener un parto prematuro espontáneo en las mujeres con riesgo de preeclampsia, de acuerdo con una revisión sistemática y un meta análisis.

"La aspirina en bajas dosis es un tratamiento efectivo en el embarazo para prevenir el parto prematuro espontáneo, uno de los principales problemas de la obstetricia moderna", dijo el autor principal, doctor Martijn Oudijk, del Centro Académico de Medicina de Ámsterdam, Países Bajos.

En Obstetrics & Gynecology, su equipo publica los resultados de un meta análisis de los estudios sobre el efecto de los anticoagulantes para reducir la preeclampsia (la Revisión del Uso Perinatal de Anticoagulantes con los Datos de los Participantes de los Estudios Internacionales).

Los autores analizaron los resultados de más de 27.000 mujeres que habían participado en 17 ensayos aleatorizados; en 15 se habían comparado una dosis baja de aspirina con un placebo o ningún tratamiento (grupo control). En dos ensayos pequeños, algunas participantes habían recibido aspirina con dipiridamol o dipiridamol solo.

El equipo investigó el parto espontáneo antes de las 37, 34 y 28 semanas de gestación. Las usuarias de anticoagulantes tenían menos riesgo de tener un parto espontáneo antes de las 37 y las 34 semanas de gestación que el grupo control.

El riesgo relativo de tener un parto espontáneo antes de las 37 semanas de gestación era 0,83 en las embarazadas con un hijo previo y 0,98 en las madres primerizas.

La doctora Iffath Hoskins, profesora asociada del Departamento de Obstetricia y Ginecología del Centro Médico Langone de NYU, Nueva York, dijo: "Dado que el parto prematuro es una de las principales causas de complicaciones maternas y neonatales, cualquier intervención para reducir su frecuencia es muy útil".

"Estos resultados no sorprenden", dijo sobre el estudio, "porque se sabe que las anormalidades vasculares de la placenta favorecen la aparición de la preeclampsia y el parto prematuro. Los anticoagulantes reducen el riesgo de desarrollar anormalidades vasculares placentarias".

Oudijk anticipó que el equipo está haciendo un estudio clínico aleatorizado sobre los efectos de la aspirina en el parto prematuro espontáneo y recurrente (estudio APRIL).

El Fondo Holandés Ter Meulen de la Academia Real de Artes y Ciencias de Países Bajos financió el estudio. Los autores no declararon tener conflictos de intereses.