Investigadores de Estados Unidos y Brasil se dirigirán el próximo lunes a João Pessoa, en el estado de Paraíba, para reclutar a madres y bebés en uno de los mayores estudios liderados por el Gobierno para entender si el virus del Zika está relacionado a la microcefalia, una rara malformación congénita.

Brasil ha confirmado más de 500 casos de microcefalia, definida por un tamaño inusualmente pequeño de la cabeza del bebé, desde el comienzo del brote del virus del Zika. Más de 3.900 presuntos casos adicionales están siendo investigados. Brasil normalmente registra unos 150 casos al año.

El estudio, que ha estado en etapas de planificación por varias semanas, reunirá a investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) con expertos brasileños para examinar a bebés que nacieron con microcefalia y a sus madres para determinar si el virus del Zika o alguna otra infección provocó la malformación.

"Lo que estamos intentando hacer es definir de mejor forma la asociación entre los niños a los que se les ha diagnosticado microcefalia y si podría haber o no evidencia de una infección congénita con el virus del Zika", dijo la doctora Erin Staples, una epidemióloga médica de los CDC que lidera el estudio en Paraíba.

En una entrevista, Staples ofreció una primera mirada al esperado estudio. Los investigadores esperan reclutar a unas 100 madres y sus bebés con microcefalia. Ellos serán emparejados con entre 300 a 400 pares de madres y bebés saludables. Los resultados iniciales se esperan para la primavera boreal, dijo un funcionario de alto rango de los CDC.

Muestras de sangre de las madres y bebés de ambos grupos serán examinados para buscar señales de infección con el virus del Zika. Las pruebas de diagnóstico actuales, que buscan anticuerpos contra el virus del Zika, son limitadas porque éstos se parecen a los del dengue, un virus relacionado común en Brasil.

El equipo espera que tomar muestras de las madres y sus bebés entregue una imagen más precisa de si el virus del Zika estuvo involucrado. También estudiarán si hubo otra exposición que pueda explicar por qué un bebé desarrolló microcefalia. El diseño del estudio debería ayudar a determinar el riesgo relativo de microcefalia en bebés cuyas madres fueron infectadas con el virus del Zika.

Staples dijo que el trabajo podría brindar una confirmación más firme de una relación, pero que demostrar que el virus del Zika causa microcefalia podría tomar años de investigación científica.