La bacteria que causó la plaga de la llamada "peste negra" en el siglo XIV y otras pandemias, ha afectado a la humanidad por más tiempo del que se pensaba, de acuerdo con una nueva investigación.

Un estudio divulgado el jueves acerca del ADN de habitantes de la Era de Bronce en Europa y Asia, mostró que la bacteria Yersinia pestis afectó a los humanos incluso en 2.800 antes de Cristo (a. C.), más de 3.000 años antes de la evidencia previa más antigua de la plaga.

"Parece que comenzó a afectar a la población humana en grandes escalas geográficas mucho antes de lo que creíamos", dijo el genetista evolutivo Eske Willerslev, de la Universidad de Copenhague y la Universidad de Cambridge.

Los científicos estudiaron el ADN que extrajeron de dientes de 101 personas de seis lugares: tres de Rusia, uno de Polonia, uno de Estonia y uno de Armenia. Siete tenían evidencia de la plaga.

Los investigadores también analizaron el momento de un evento clave en la evolución de la plaga, una mutación que hizo que el germen pudiera transmitirse a través de las pulgas. Hallaron Yersinia pestis con esta mutación en una persona que murió en Armenia en el 951 a. C., el caso más reciente de los 101 estudiados.

El estudio, divulgado en la publicación especializada Cell, mostró que la plaga se había extendido por Europa y Asia durante la Era de Bronce. La evidencia más antigua se halló en el ADN de personas enterradas en una fosa común en 2782 a. C. y 2794 a. C. en Bateni, Rusia.

Hasta ahora, la evidencia más antigua que se tenía de la enfermedad era del año 540 después de Cristo, y había sido hallada en Alemania. El germen, que afecta el tejido linfático, causó dos de las pandemias más mortales de la historia: la Plaga de Justiniano en el siglo VI, que lleva el nombre el emperador bizantino que se contagió pero sobrevivió la enfermedad, y la "Peste Negra" del siglo XIV, y que se calcula mató a un tercio de la población de Europa.