Una encuesta muestra que muy pocos estadounidenses hicieron un curso de primeros auxilios en los dos últimos años y los que lo hicieron quizás ignoran cómo controlar una hemorragia.

Esto surge mientras médicos y servicios de emergencia instan a disminuir las muertes por tiroteos masivos y desastres con un adecuado control de las hemorragias donde ocurren esos hechos. Un protocolo nacional, el Consenso de Hartford, llama a que la población se involucre y asista a los heridos antes de la llegada de los servicios médicos de emergencia (SME).

"Lo más importante en una hemorragia grave de cualquier tipo es el tiempo", dijo el autor principal, doctor Lenworth Jacobs, investigador especializado en cirugía de University of Connecticut y titular del Consenso de Hartford.

"Es esencial que la persona promedio comprenda el concepto de utilizar las manos para presionar en el sitio del sangrado para detenerlo", dijo Jacobs por e-mail.

Su equipo entrevistó por vía telefónica a 1.051 personas en inglés y español. El 47 por ciento dijo que alguna vez había hecho un curso de primeros auxilios; en la mitad de los casos, hacía cinco años o más. Sólo un 13 por ciento había recibido entrenamiento en los dos últimos años.

El 98 por ciento de los 941 participantes que estaban en condiciones de brindar primeros auxilios consideró que podría controlar un sangrado en un familiar con una herida grave en una extremidad. La mayoría dijo que lo haría con compresión o presión y un tercio haría un torniquete.

Al azar, a la mitad de los que dijeron que podrían brindar primeros auxilios le preguntaron qué haría en un hecho de tránsito: el 92 por ciento dijo que quizás trataría de controlar el sangrado de un tercero lesionado. Al indagar lo mismo, pero en un tiroteo masivo, el 75 por ciento respondió que brindaría primeros auxilios si fuera seguro hacerlo, según publica el equipo en American College of Surgeons.

Los resultados describen la voluntad de los ciudadanos comunes de intervenir en un incidente con terceros lesionados y, también, la necesidad de reforzar el entrenamiento en primeros auxilios que incluya cómo detener una hemorragia, según opinó el doctor Peter Pons, emergentólogo e investigador de la Facultad de Medicina de University of Colorado.