¿Los recuerdos traumáticos pueden reforzar la resistencia y la felicidad en el presente? Un equipo hizo esa pregunta al indagar las reminiscencias de los sobrevivientes del Holocausto en Israel.

Los autores observaron que los sobrevivientes combinaban los recuerdos del horror y la pérdida con resiliencia.

"Aunque los recuerdos los persiguen, construyeron sus vidas con familias y carreras", dijo el coautor Norm O'Rourke, psicólogo de la Universidad de Ben-Gurión del Néguev en Israel.

"No definen sus vidas de acuerdo con el trauma y la pérdida, sino por su capacidad de levantarse de las cenizas y ser testigos de un pasado que los ayude a asegurar el futuro", publica su equipo en The Gerontologist.

Los autores entrevistaron a 269 sobrevivientes del Holocausto de Israel que emigraron como refugiados después de la Segunda Guerra Mundial o la caída de la Unión Soviética. Cinco abandonaron las entrevistas por incomodidad al repasar el pasado.

"Mientras conversábamos sobre lo que había sucedido, no era algo de hacía 70 años", dijo O'Rourke. "Era como si hubiese sucedido ayer, lo que es parte de la naturaleza del trauma".

Tres temas (unir el pasado con el presente, reconstruir las familias y el Estado judío, y tener el deber de transmitir la información) eran los más comunes.

El equipo le preguntó a los sobrevivientes con qué frecuencia recordaban y por qué. Nunca les pidieron que recordaran los hechos específicos del Holocausto, pero la mayoría lo hizo. Para muchos, el Holocausto se hacía presente en la vida diaria.

Los sobrevivientes también se concentraban en reconstruir sus vidas y en el Estado de Israel.

También expresaban su obligación de transmitir sus recuerdos con otros, como los nietos o los soldados, para no olvidar la historia.

"Sobreviví solo por el azar; a cambio, por mi vida, compartiría mi historia con los jóvenes y los adultos jóvenes", dijo uno de los entrevistados. "Compartiré mis recuerdos porque, en unos pocos años, las personas de mi edad no estarán y no podrán dar testimonio. Yo estuve ahí".

"Es notable cómo los sobrevivientes integraron sus recuerdos de las pérdidas y el trauma en la historia de sus vidas", opinó Sarah Canham, coautora del estudio e investigadora del Centro de Investigación Gerontológica de la Universidad Simon Fraser, Vancouver, Columbia Británica.