Algunas mujeres mayores que utilizan suplementos de calcio recomendados para prevenir el daño óseo asociado con la edad enfrentarían un aumento del riesgo de demencia, según sugiere un estudio.

Según indicaron los autores del estudio en la revista Neurology, este riesgo se limitaría a las mujeres que tuvieron un accidente cerebrovascular (ACV) o padecen otros trastornos del flujo sanguíneo al cerebro.

"Nuestro estudio es el primero que describe la relación entre los suplementos de calcio y el aumento del riesgo de demencia en las adultas mayores", dijo la autora principal del estudio, la doctora Silke Kern, de la Universidad de Gotemburgo, Suecia.

Pero aclaró que, al ser observacional, la conclusión no prueba que esa relación sea causal. "Hay que replicar los resultados antes de hacer recomendaciones", escribió.

El equipo de Kern analizó información de 700 mujeres, de entre 70 y 92 años, sin demencia. A todas se les hicieron pruebas cognitivas y psiquiátricas al inicio del estudio y a los cinco años; a 450 participantes también les hicieron estudios por imágenes del cerebro.

Noventa y ocho mujeres utilizaban suplementos de calcio al inicio del estudio; 54 habían tenido un ACV.

Durante el estudio, otras 54 mujeres sufrieron un ACV y 59 mujeres desarrollaron demencia. El 71 por ciento de las mujeres evaluadas con estudios por imágenes tenían lesiones de la sustancia blanca, que son un signo de mini ACV y otros trastornos de la circulación sanguínea al cerebro.

Las usuarias de los suplementos eran dos veces más propensas a desarrollar demencia que las que no lo hacían. Pero eso se limitó a las participantes con un ACV o signos de enfermedad cerebrovascular.

El riesgo de demencia en las mujeres que habían tenido un ACV crecía casi siete veces si utilizaban suplementos de calcio que si no lo hacían. Las lesiones de la sustancia blanca, un precursor del ACV, aumentaban tres veces el riesgo de demencia con el uso de los suplementos.

En las participantes sin antecedentes de ACV o lesiones de la sustancia blanca no hubo un aumento del riesgo de demencia asociado con el uso de los suplementos de calcio.