Un estudio sugiere que las personas que más vegetales de hojas verdes consumen reducirían significativamente el riesgo de desarrollar glaucoma, ya que esos alimentos son una buena fuente de nitratos.

Con información de más de 100.000 adultos de Estados Unidos, los que más nitratos ingerían (principalmente de vegetales verdes como la espinaca) eran un 21 por ciento menos propensos que los que menos nitratos consumían a desarrollar glaucoma de ángulo abierto a los 60 y 70 años.

El glaucoma de ángulo abierto, que afecta al 1% de los estadounidenses, suele comenzar con la pérdida de la visión periférica por la acumulación de líquido y el daño del nervio óptico.

En JAMA Ophthalmology, el equipo publica que el trastorno se caracteriza por la alteración del flujo sanguíneo y los nitratos se pueden convertir en óxido nítrico en el organismo, lo que mejora la circulación.

"Hay evidencia de que también ayudaría a mantener baja la presión ocular", dijo la autora principal, Jae H. Kang, del Hospital de Brigham y las Mujeres y de la Facultad de Medicina de Harvard, Boston.

Su equipo utilizó información de más de 63.000 mujeres participantes del llamado Nurses' Health Study y de más de 41.000 hombres del Health Professionals Follow-up Study. A las mujeres se las siguió durante el período 1984-2012 y a los hombres, entre 1986 y 2012.

Los participantes tenían más de 40 años al inicio del estudio y no tenían glaucoma de ángulo abierto. Se les hicieron controles oculares regulares y respondieron cuestionarios alimentarios para conocer, por ejemplo, con qué frecuencia consumían vegetales de hojas verdes.

Con esas respuestas, el equipo estimó el consumo de nitratos y de distintos grupos de alimentos. Los vegetales de hojas verdes eran la principal fuente de ese nutriente (aportaban el 57 por ciento de los nitratos en la dieta de los participantes).

Los autores organizaron a los hombres y las mujeres en cinco grupos de acuerdo con el consumo de verduras y nitratos (entre un tercio de porción de verduras de hoja (80 mg de nitratos) por día para el consumo más bajo y una porción y media de verduras (240 mg) diarias para el consumo más alto.

En 2012, el equipo identificó 1483 casos de glaucoma de ángulo abierto diagnosticados. Las diferencias en el nivel de riesgo de acuerdo con el consumo de nitratos eran similares a las que existían en el consumo de verduras de hojas.

Los que más verduras comían eran un 18 por ciento menos propensos que los que menos verduras consumían a desarrollar alguna forma de glaucoma de ángulo abierto y un 48 por ciento menos propensos a desarrollar la forma paracentral de la enfermedad asociada con el flujo de sangre.

Los participantes que más nitratos consumían también registraron un elevado consumo de otros nutrientes, además de hacer más ejercicio, fumar menos y tener menos grasa corporal. El equipo ajustó por estos factores al calcular las diferencias en el riesgo asociadas con los nitratos y el consumo de vegetales de hojas verdes.

Kang recordó, además, que "el alto consumo de nitratos en la dieta reduce la presión y mejora la circulación y el rendimiento deportivo", aunque aclaró que algunas personas, como aquellas con cálculos renales o que toman warfarina para evitar la formación de coágulos en la sangre, tienen que evitar alimentos como la espinaca y la col verde y forrajera.

El glaucoma es una enfermedad "silenciosa" y no suele causar síntomas o problemas visuales hasta que está avanzado. Los afroamericanos y los adultos mayores son los grupos de más riesgo.