La gran mayoría de los niños y los adolescentes deberían consumir menos de seis cucharadas de azúcar agregada todos los días, de acuerdo con la Asociación Estadounidense del Corazón.

Además, la entidad recomienda que los niños de hasta dos años no consuman azúcares agregados y que entre los dos y 18 años lo reduzcan a 25 g/día.

"Cada vez es más claro que la salud cardíaca y la prevención de la enfermedad cardiovascular comienza en la niñez", dijo la doctora Miriam Vos, autora principal de la declaración de la asociación (AHA, por su sigla en inglés) publicada en Circulation. "Contamos con más información sobre el azúcar", agregó.

Un niño estadounidense promedio consume entre 50 y 75 g/día de azúcares agregados. Esto, según dijo Vos, es entre dos y tres veces más que la cantidad recomendada.

Estimaciones de la Escuela de Salud Pública T. H. Chan de Harvard, Boston, indican que una lata de gaseosa o jugo de frutas común contiene unos 40 g (o 10 cucharadas) de azúcar de mesa. Muchos cereales para el desayuno, barras de cereales, avena instantánea saborizada y panes también aportan altas cantidades de azúcar, según agrega la facultad en su sitio online.

Las recomendaciones de salud pública y médicas sobre el consumo de azúcar son difíciles de comprender para los padres porque utilizan medidas como porciones de calorías diarias, según opinó Vos, de Emory University y los Hospitales de Niños de Atlanta.

En las nuevas recomendaciones, la AHA dice que desde la infancia hasta la adolescencia hay que consumir menos de 25 g/día de azúcares agregados, lo que equivale a seis cucharadas de azúcar común.

"Es una cantidad segura entre los dos y 18 años. Unificamos la cantidad para que sea simple para los padres", dijo Vos.

La AHA asegura que no existe una cantidad aceptable de azúcar para los menores de dos años.