Sanofi SA dijo el lunes que el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos aprobó el desembolso de $43,18 millones en financiamiento para acelerar el desarrollo de una vacuna contra el virus del Zika, como parte de los esfuerzos por impedir su propagación.

El financiamiento de la Autoridad Biomédica de Investigación y Desarrollo Avanzado (BARDA, por su sigla en inglés) será usado para pruebas de etapa media, que se prevé que comiencen en la primera mitad de 2018, y para manufacturas, afirmó la farmacéutica francesa.

La unidad de vacunas de Sanofi, Sanofi Pasteur, dijo en febrero que pretendía desarrollar una vacuna contra el virus del Zika.

El financiamiento se extenderá hasta junio de 2022, pero si el resultado es positivo, el contrato incluye una opción a $130,45 millones adicionales para pruebas de etapa final, necesarias para una eventual aprobación de la vacuna.

Se estima que cientos de miles de personas se han infectado con el virus del Zika en América y partes de Asia desde que un brote fue detectado en Brasil a comienzos de 2015. La mayoría de los afectados no presenta síntomas o sufre una enfermedad leve.

Sin embargo, el virus puede penetrar el útero de las mujeres embarazadas y provocar una malformación en el bebé conocida como microcefalia. En adultos, se lo ha vinculado con el síndrome de Guillain-Barré, una forma de parálisis temporal.