Tomar una o dos aspirinas infantiles diarias durante cinco años o más está asociado con una disminución del riesgo de desarrollar cáncer colorrectal, según observó un equipo de Dinamarca.

Estudios previos ya habían sugerido que la aspirina y los antiinflamatorios no esteroides (AINE), como el ibuprofeno, protegerían de la enfermedad, pero sin precisar cuántas dosis, y durante cuánto tiempo, serían necesarias para eso.

Ahora, con información de más de 113.000 personas, un equipo indagó la relación entre la aspirina y los AINE, la duración del tratamiento y las tasas de cáncer colorrectal.

En general, el riesgo de padecer la enfermedad varía con la edad, la etnia y el estilo de vida. Más del 90% de los casos se diagnostica en mayores de 50 años, de acuerdo con el Instituto Nacional del Cáncer.

Una calculadora de riesgo online de los CDC indica que una mujer estadounidense blanca o negra de más de 55 años tiene entre 1 y 1,4% de riesgo de desarrollar cáncer colorrectal en 10 años, con un riesgo vital de entre 5 y 5,4%. En los hombres, los valores son de 1,4% y 5,8%, respectivamente.

En el estudio de Dinamarca, el uso diario de una aspirina infantil durante por lo menos cinco años redujo un 27% el riesgo de desarrollar cáncer colorrectal. El uso de los AINE durante por lo menos cinco años lo hizo un 30%.

Por otro lado, según publica el equipo en Annals of Internal Medicine, el uso esporádico de aspirina no influye en el riesgo de desarrollar la enfermedad. "A menos que el consumo de una dosis infantil sea continuo, la protección será mínima", dijo el doctor Soren Friis, del Centro de Investigaciones de la Sociedad Danesa de Oncología, Copenhague.

Los AINE sin aspirina también protegen del cáncer colorrectal con el uso continuo prolongado "y existe evidencia de que hasta su uso esporádico sería efectivo para prevenir el cáncer colorrectal", dijo Friis.

Sin embargo, la aspirina y los AINE también tienen sus riesgos. Su uso prolongado puede provocar sangrado gastrointestinal, por lo que los posibles beneficios deberían compararse con los riesgos potenciales.

Friis advirtió que la población no debería empezar a tomar aspirina o AINE por estos resultados: "Desalentamos fuertemente la automedicación con aspirina o AINE sin aspirina porque pueden causar efectos adversos graves".

Gurpreet Singh Ranger, médico de la Facultad de Medicina de Dalhousie, Canadá, coincidió con Friis. "Antes de empezar a utilizarla de manera prolongada (la aspirina), hay que consultar al médico sobre los potenciales efectos adversos".