CHICAGO - Un nuevo estudio del virus del Zika en ratones abre la esperanza a una nueva forma de proteger a las mujeres embarazadas y a sus bebés de posibles repercusiones al ser infectados, dijeron el lunes investigadores estadounidenses.

El tratamiento experimental se deriva de anticuerpos tomados de personas que se han recuperado de infecciones con el virus del Zika. Al ser probado en ratonas preñadas, el tratamiento redujo los niveles del virus en las madres y también protegió a sus crías de las consecuencias del virus.

Se sabe que el virus del Zika, que se propaga principalmente a través de mosquitos, puede causar malformaciones congénitas en bebés cuyas madres han sido infectadas durante el embarazo.

"Esto es una prueba de principio de que el virus del Zika durante el embarazo es tratable y ya tenemos un anticuerpo humano que lo trata, al menos en ratones", comentó el doctor Michael Diamond, de Facultad de Medicina de la Washington University en St. Louis, coautor del estudio publicado el lunes en la revista Nature.

En el estudio, los investigadores estudiaron 29 anticuerpos específicos del virus del Zika tomados de la sangre de pacientes que se recuperaron de infecciones con Zika provocadas por cepas del virus en Asia, África y América.

Los estudiosos hallaron un anticuerpo, llamado ZIKV-117, que neutralizó todas las cepas. El equipo probó posteriormente los anticuerpos en ratonas preñadas un día antes y un día después de infectarlas con el virus del Zika.

"El anticuerpo reduce el virus en la madre y también en el feto y protege frente a daño en la placenta y en el feto", afirmó el doctor James Crowe, de la Facultad de Medicina de la Vanderbilt University.

Crowe cree que el anticuerpo podría estar listo para pruebas en humanos en nueve a 12 meses.