Ninguno de los cuatro profesionales de la salud que recibieron tratamientos antivirales experimentales después de haber estados expuestos al virus del ébola desarrolló la enfermedad, según describe un estudio publicado por investigadores del Reino Unido.

El uso de vacunas experimentales del ébola posterior al contacto con el virus —un procedimiento que se conoce como profilaxis post exposición (PEP por sus siglas en inglés)— había sido descrito hasta ahora en tres publicaciones.

Ahora, el equipo de Michael Jacobs, infectólogo del Hospital Royal Free de Londres, Inglaterra, publica por primera vez los resultados de terapias antivirales experimentales en seres humanos.

Los autores estudiaron a ocho personas trasladadas de urgencia al Hospital Royal Free después de una potencial exposición accidental al virus del ébola.

Con un algoritmo de evaluación del riesgo, identificaron a cuatro pacientes, dos de ellos con un nivel de riesgo moderado y otros dos con un nivel de riesgo máximo.

Ninguno había recibido un tratamiento de profilaxis post exposición y los cuatro evolucionaron clínicamente bien y sin fiebre, según publica el equipo en The Lancet Infectious Diseases.

Todos recibieron tratamiento con favipiravir, un inhibidor de la enzima polimerasa del ARN viral, durante los diez días de máximo riesgo para desarrollar la infección luego de haber estado en contacto con el virus.

Los dos trabajadores con la exposición de máximo riesgo también recibieron dos dosis intravenosas de anticuerpos monoclonales contra el virus con tres días de intervalo y con cantidades de probada efectividad en estudios con primates.

Los pacientes toleraron bien ambos tratamientos, sin efectos adversos aparentes, de acuerdo con los investigadores. Ninguno de los ocho profesionales que inicialmente habían sido expuestos al virus desarrolló la infección ni tenían ARN viral que pudiera detectarse en sangre.

"No sabemos si la profilaxis post exposición evitó la enfermedad del ébola en alguno de estos pacientes. Pero en dos participantes, el riesgo de transmisión del virus era muy alto y son los primeros casos publicados de lesiones transcutáneas con agujas con sangre contaminada sin transmisión del virus del ébola", escribe el equipo.

"En línea con los principios éticos de la Organización Mundial de la Salud, es clave que el uso de las intervenciones experimentales con PEP en casos de exposición al virus del ébola se publiquen lo antes posible para informar a la comunidad internacional", finalizan los autores.

Mark J. Mulligan, médico e investigador de la Facultad de Medicina de Emory University, en Georgia, Estados Unidos, publica con un colega un comentario sobre el estudio.

"Existen distintas opciones de PEP potencialmente efectivas, pero no hay datos de su efectividad en los seres humanos para orientarnos en cómo usarlas y en quiénes. Por eso es importante la reciente publicación en The Lancet de los resultados preliminares de efectividad de la vacuna rVSV-ZEBOV para las personas en contacto con casos de ébola en Guinea", explicó Mulligan.