Comer una manzana al día puede que no ayude a alejar al médico, pero sí al farmacéutico.

"Todos piensan que las manzanas son saludables y es así, pero tras considerar otras variables no surgió una diferencia en la cantidad de consultas médicas entre los que comen o no comen manzanas", dijo el autor principal de un nuevo estudio, Matthew Davis, de la Facultad de Enfermería de la Universidad de Michigan, en Ann Arbor.

Davis y sus colegas buscaban comprobar si es cierto el viejo proverbio en inglés "an apple a day keeps the doctor away" (una mazana al día mantiene al médico lejos),  que data al menos desde el siglo XIX.

Su equipo comparó información de 8.399 adultos de Estados Unidos que respondieron cuestionarios alimentarios entre el 2007 y el 2010 durante la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (NHANES, por su sigla en inglés).

Solo el 9 por ciento (753 participantes) comía por lo menos una manzana pequeña por día. Davis explicó que los participantes que solo consumían manzanas en jugo, compota o pasteles no eran considerados consumidores de manzana para el estudio.

Los participantes que comían manzana tenían mayores logros educativos, eran más propensos a pertenecer a minorías étnicas y eran menos propensos a fumar que los que no comían la fruta.

A primera vista, tendían a mantenerse alejados del médico, ya que hacían menos consultas, aunque la diferencia no era estadísticamente significativa tras considerar los factores socioeconómicos y otras características del estado de salud.

Lo que sí encontraron los investigadores es que los consumidores de manzanas eran significativamente más propensos a no utilizar medicamentos. Curiosamente, la relación era algo más fuerte en las personas que consumían manzanas pequeñas o medianas que en los que comían manzanas grandes.

Los autores calcularon que 19,3 millones de adultos estadounidenses consumen el equivalente a unos 26,9 millones de manzanas pequeñas por día.

De acuerdo con el costo por kilo de una variedad popular, la roja deliciosa, y el gasto promedio de los adultos estadounidenses en recetas, el equipo asegura que convencer a los 207,2 millones de personas que no comen manzana de que consuman una por día podría proporcionar un ahorro neto de 19.200 millones de dólares.

El uso de autoinformes del consumo de manzanas, de las consultas médicas y de las recetas utilizadas es una limitación del estudio. Además, el equipo solo indagó la relación entre el consumo de manzanas y el uso de los sistemas de salud, en lugar de una relación causal.

"Aunque tiene algún fundamento científico, comprobar si el consumo de una manzana por día mantiene alejado al médico no es una hipótesis científica típica para analizar", opinó la doctora Rita Redberg, editora jefa de JAMA Internal Medicine, la revista que publica el estudio.

El doctor Michael Roizen, director de bienestar de la Clínica de Cleveland, Ohio, dijo por correo electrónico que es posible que las personas que comen manzana tengan hábitos más saludables que las que no lo hacen, pero existen algunos beneficios para la salud que están asociados con la fruta.

"Es una excelente fuente de fibra y tiene pocas calorías, así que quita el hambre y provoca sensación de saciedad de manera prolongada", dijo Roizen, que no participó en el estudio. "La mejor forma de lograr los beneficios nutricionales de esta fruta es comer una manzana mediana al día".

Existen más de 7.500 variedades de manzanas en el mundo con distintos niveles de polifenoles, sustancias químicas vegetales saludables, según enumeró por correo electrónico Samantha Heller, nutricionista del Centro Médico Langone de NYU.

Heller, que no participó del estudio, explicó que las manzanas están asociadas con una disminución del riesgo de padecer varios cánceres, enfermedad cardiovascular y asma. También tendría efectos positivos en el alzhéimer, la diabetes, el control del peso corporal y la salud ósea.