Las jóvenes que reciben las tres dosis recomendadas de la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH) tienen menos resultados anormales cuando se hacen el Papanicolaou (Pap) que aquellas sin vacunar o inmunizadas con apenas dos dosis, indica un nuevo estudio.

La vacuna contra el VPH se utiliza para prevenir el cáncer de cuello de útero y la aparición de células anormales que pueden transformarse en cáncer, pero aún se desconoce el resultado en las mujeres de América del Norte.

"La vacunación contra el VPH y la pesquisa del cáncer de cuello uterino son importantes para reducir aún más la incidencia, la morbilidad y la mortalidad por el cáncer", dijo el autor principal, doctor Huiming Yang, de los Servicios de Salud de Alberta, en Calgary.

La provincia de Alberta implementó un programa de vacunación escolar contra el VPH en el 2008 y lo amplió para incluir a los varones en el 2014. El plan incluye la aplicación de tres dosis de la vacuna en seis meses.

El equipo de Yang estudió el efecto de la inmunización en los resultados del Pap a los ocho años del programa. Analizó datos de 10.204 mujeres; el 56 por ciento no estaban vacunadas y el resto había recibido por lo menos una dosis de la vacuna antes de comenzar con la pesquisa del cáncer de cuello uterino.

El 14,5 por ciento de las mujeres obtuvo resultados anormales y el 85,5 por ciento, normales. Casi el 94 por ciento de los resultados anormales se trataba de lesiones de bajo grado; el resto eran lesiones de alto grado que podían convertirse en cáncer.

Menos del 12 por ciento de las participantes con el esquema de vacunación completo de tres dosis obtuvo un resultado anormal del Pap, comparado con el 16 por ciento de las mujeres sin vacunar. Es decir que el esquema completo reduce el riesgo un 28 por ciento.

La diferencia aumentó al 50 por ciento al tener en cuenta sólo las lesiones de alto grado, según publica el equipo en CMAJ.

Sorprendentemente, el esquema incompleto con dos o menos dosis de la vacuna no estuvo asociado con una disminución del riesgo de recibir un resultado anormal del Pap.

"Nuestro estudio demuestra que las tres dosis de la vacuna contra el VPH reducen las anormalidades celulares del cuello uterino, en especial las lesiones de alto grado, pero que dos no brindarían la misma protección. Por eso es importante completar el esquema de vacunación recomendado", dijo Yang.

"Me pareció interesante que las jóvenes de este estudio que habían recibido dos dosis de la vacuna tenían las mismas chances de obtener un resultado anormal del Pap que aquellas sin vacunar", opinó la doctora Jacqueline M. Hirth, de Texas Medical Branch, Galveston, y que también estudió el efecto de la vacunación contra el VPH en la pesquisa del cáncer de cuello uterino en mujeres jóvenes.