Conforme el aroma de la cannabis se vuelve popular en Estados Unidos gracias a los vientos crecientes de cambios legales, una compañía de la costa oeste del país dice que ha alcanzado un hito tecnológico que se está convirtiendo rápidamente en algo crucial para el sistema judicial: un dispositivo que la policía puede usar para detectar el consumo reciente de marihuana, y la cantidad consumida, en el aliento exhalado por un conductor.

Pero no aguante su respiración.

Aunque muchos investigadores y compañías sueñan con crear una prueba portátil para detectar a conductores que se encuentran bajo la influencia de la cannabis, dicho producto puede estar a muchos años de poder ser puesto en práctica. Es probable que se necesiten millones de dólares en investigación especulativa para poder correlacionar datos sobre cantidades consumidas con el impedimento real del conductor. Y el tema de la conducción bajo la influencia de las drogas sigue siendo enormemente complejo, pues hay expertos todavía muy inseguros sobre los efectos precisos de la marihuana sobre la cognición y la competencia.

Este otoño, una compañía con sede en California, llamada Hound Labs, anunció que había desarrollado un dispositivo portátil llamado "Hound" que podría cuantificar el consumo reciente de cannabis en la respiración – el anuncio más reciente en una serie de  afirmaciones similares en el campo–. Pero al igual que sus predecesores, este producto tendrá que atravesar un duro desafío de complicaciones médicas y legales. "Hay un poco de revuelo", dice Nick Morrow, exadjunto del sheriff del condado de Los Ángeles y experto calificado por la Corte en sintomatología de drogas que ha dictado cursos de reconocimiento de drogas a los oficiales. "Lo bueno de los Estados Unidos es que si hay una manera de ganar un dólar, se puede apostar a que la gente estará alineada alrededor de la cuadra para hacer la próxima mejor ratonera. Eso es lo que está pasando con las pruebas de cannabis. Pruebas de aliento, orales, de fluidos o saliva, todos ellos están compitiendo para salir con los mejores dispositivos", dice Morrow. "Tal vez esos dispositivos no están listos para estar en el horario estelar todavía, pero todo el mundo quiere obtener las patentes. En lo que respecta a tener algo que realmente funciona, la defensa y los fiscales pueden estar de acuerdo: la ciencia aún no existe”.

NUEVOS TEMORES

Los temores de la conducción bajo los efectos del cannabis han aumentado desde que los estados comenzaron a legalizar el uso recreativo de la hierba psicotrópica, comenzando con Colorado y Washington en 2012. Oregon, Alaska y Washington, DC, siguieron el ejemplo en 2014. Este año California, Arizona, Nevada, Maine y Massachusetts podrían unirse a ellos. Aunque los arrestos relacionados con la marihuana se han desplomado entre el 80 por ciento y el 95 por ciento en esas jurisdicciones, los funcionarios encargados de hacer cumplir han mostrado públicamente su preocupación por el brote de conductores drogados. Hasta uno de cada 10 conductores que manejan en la noche durante los fines de semana en Estados Unidos puede tener el principal ingrediente activo de cannabis, el tetrahidrocannabinol (THC), en su cuerpo, sugieren estudios. La policía de Colorado ha dicho que las cifras demuestran que las muertes en carretera donde la marihuana está presente se duplicaron en el estado en medio de la legalización.

 
Crédito: HOUND LABS

Después de fumar o comer cannabis, la presencia de THC en la sangre aumenta rápidamente y desaparece después de unas horas. Mientras que en el torrente sanguíneo los efectos del producto químico pueden incluir reacciones retrasadas, percepciones erróneas del espacio y del tiempo y la distracción, razón por la cual algunas estadísticas federales (pdf) indican manejar bajo los efectos del cannabis duplica el riesgo de sufrir un accidente vehicular. Sin embargo, la mayoría de las pruebas de drogas disponibles solo pueden medir los metabolitos de la marihuana, que se sabe que no causan ningún daño por sí solos, pero pueden permanecer en las células de grasa almacenadas durante semanas después de que los efectos de aturdimiento del THC hayan desaparecido. Esto conduce a resultados toxicológicos positivos en personas funcionalmente sobrias que pueden no haber consumido marihuana en semanas. A medida que las leyes sobre el cannabis se van relajando, el reto es inventar un dispositivo que sea tan efectivo y conveniente como un alcoholímetro y que sea satisfactorio tanto para la policía como para los defensores públicos.

La intoxicación por marihuana en sí misma es bastante familiar para los oficiales policiales. Alrededor de la mitad de los estadounidenses han probado marihuana por lo menos una vez y alrededor de 32 millones la usan regularmente. Según el comisionado retirado de la Patrulla de Carreteras de California Dwight "Spike" Helmick, los oficiales tienen actualmente una serie de opciones para detectar a los conductores drogados. Usan principalmente una combinación de controles de sobriedad y pruebas de sangre, orina o cabello para detectar los metabolitos de marihuana. Esto puede ser suficiente para condenar a los conductores incapacitados que se estrellan y / o lastiman a personas, dice Helmick.

La tecnología de detección de marihuana en carretera está avanzando. Durante más de una década la policía en Europa, y en ensayos limitados en los Estados Unidos, han utilizado hisopos para recoger muestras de saliva, lo que rápidamente puede dar una lectura positiva o negativa para el THC activo, pero no su cantidad.

Hound Labs dice que ha ido mucho más lejos. Recientemente anunció ensayos de campo exitosos de su dispositivo. Aseguran que la compañía puede detectar rápidamente la presencia de THC activo en la respiración y medir la cantidad en picogramos. Los desarrolladores de Hound Labs también dicen que su dispositivo es el primero en haber detectado THC activo en el aliento de las personas que han comido recientemente cannabis, y no solo en aquellas que la han fumado. La compañía dice que el dispositivo se someterá a más pruebas de campo en Lompoc, California, después de un ensayo piloto con un cuerpo de seguridad que dicen que no pueden nombrar. "Creo que es extraordinariamente necesario", dice Helmick  sobre este producto.

El desarrollador independiente de Hound Labs, Joe Heanue, presidente de Triple Ring Technologies, dice que el dispositivo utiliza una combinación de química de materiales y escaneo óptico. Los usuarios soplan en un cartucho desechable lleno de un sustrato químicamente activo que reacciona y se une a las moléculas de THC, etiquetándolas efectivamente para que puedan ser exploradas ópticamente por el dispositivo. "Está utilizando tecnología que comúnmente se desarrolla en varias pruebas científicas y pruebas de diagnóstico en centros de atención", dice Heanue.

El CEO y cofundador de Hound, Mike Lynn, dice que la revisión de los datos de la compañía  por parte de los pares está "aún a un par de meses de distancia". También es desconocida la tolerancia operacional del dispositivo en los ambientes, a menudo extremos, de las carreteras. "No se ha hecho en frío helado o en calor de 100 grados Farenheit, o lluvia o viento", dice Heanue.

Y, más fundamentalmente, la ciencia todavía carece de datos que correlacionen la presencia de THC y la incapacidad real para manejar. Conseguir estos datos podría costar millones de dólares en ensayos con seres humanos, además los efectos de la droga varían enormemente entre los usuarios. “Hay, comprensiblemente, un fuerte deseo de los legisladores y el público de crear límites legales para los efectos de la marihuana, de la misma manera en que lo hacemos con el alcohol", señaló Marshall Doney, jefe de la Asociación Americana del Automóvil, en un análisis de 2016. "En el caso de la marihuana, este enfoque es defectuoso y no es sutentado por investigación científica", añadió Doney. "Simplemente no es posible hoy en día determinar si un conductor está incapacitado para manejar basándose únicamente en la cantidad de la droga en su cuerpo". La Hoja Informativa de la Administración Nacional de Seguridad en el Transporte de Carreteras (NHTSA, por sus siglas en inglés) afirma que "no es aconsejable intentar predecir los efectos basados solo ​​en las concentraciones de THC en sangre, y que actualmente es imposible predecir efectos específicos basados ​​en las concentraciones de THC-COOH "(THC-COOH se refiere al ácido carboxílico, un metabolito de marihuana). “Tomará tiempo lograr correlacionar todo esto”, dice Helmick.

CIENCIA EXISTENTE

La palabra clave aquí es "tolerancia". Morrow, el experto en sintomatología de drogas, confirma que solo 10 miligramos de THC –una dosis estándar en Colorado– puede tener efectos significativos en un usuario inexperto. Pero los usuarios experimentados desarrollan rápidamente una tolerancia a los efectos de la droga, dice Morrow. "Necesitamos varios proyectos de investigación de buena calidad que tengan en cuenta los comportamientos de manejo, las evaluaciones de campo y los niveles de THC en tiempo real", añade. "La ciencia que necesitamos tener tiene que ser lo suficientemente buena para la mayoría de la gente”.

Esto se debe a que el THC tiene una acción muy diferente en el cuerpo (o farmacocinética) que el etanol, el ingrediente activo en las bebidas alcohólicas. El etanol es único en cuanto a que su farmacocinética es más bien lineal: es un depresor del sistema nervioso. Por eso, cuánto más beba más borracho estará, lo que lleva al límite ampliamente aceptado de alrededor de 0,08 de alcohol en la sangre para conducir. Por el contrario, el THC es un modulador del sistema nervioso. Simula el neurotransmisor endógeno anandamida, alterando la señalización de las células nerviosas de una manera que los usuarios experimentados logran compensar.

Mientras que los conductores ebrios tienden a ser demasiado confiados, los conductores drogados son lo contrario, dice Morrow. Algunos de ellos se niegan a conducir. La hoja informativa de la NHTSA indica que "se ha demostrado que la marihuana perjudica el rendimiento en las tareas del simulador de conducción en los cursos de conducción abiertos y cerrados durante un máximo de tres horas". Pero la agencia también ha señalado que "algunos conductores [intoxicados por THC] logran mejorar el rendimiento durante breves períodos por sobrecompensación de la autopercepción de la incapacidad de manejo. "Un estudio ubicó el riesgo de accidente de manejar drogado en un nivel de 2, frente a un nivel 1 para un conductor sobrio, 7 por conducir ebrio y 23 para el manejo mientras se envían mensajes de texto.

Hound Labs debe estar listo para la venta de los dispositivos a los departamentos de policía a finales del próximo año a un costo meta de $500 a $ 1.000 por unidad, dice Lynn, y agregó que está seguro de que hay una correlación entre la incapacidad para manejar y el THC activo en la respiración. Las pruebas planificadas sobre humanos, sin embargo, se han retrasado mientras que la compañía refina el dispositivo. "Espero que nuestro trabajo haga una diferencia", dice.