De Sen (encuentre el artículo original aquí)

Tal como se había anunciado que sucedería, el vuelo de prueba debut de la nave espacial para pasajeros de SpaceX  se completó este miércoles en menos de dos minutos, con una exitosa quema de su sistema de propulsión de 5,5 segundos de duración y un aterrizaje suave con paracaídas en el Océano Atlántico.

En el transcurso de la prueba, la cápsula cargada de instrumentos fue capaz de cambiar su dirección, deslizarse por el aire, desechar su tronco, darse vuelta para posicionar su escudo térmico y desplegar dos paracaídas, completando todas las maniobras fundamentales de la denominada prueba de aborto en la plataforma de despegue.

"Esta mañana, un equipo de la cápsula Dragon completó una prueba de aborto en el despegue, la primera de las pruebas críticas en preparación para las misiones espaciales humanas", dijo Elon Musk, fundador y presidente ejecutivo de SpaceX, en Twitter.

Tres barcos de SpaceX se posicionaron en el océano, al este del sitio de lanzamiento de la compañía en Cabo Cañaveral, listos para recuperar la cápsula, dijo Michael Curie, comentarista de  la NASA.

No trascendió información inmediata sobre el estado de la cápsula.

La verdadera recompensa de la prueba será el análisis de los datos recogidos por los 270 sensores a bordo de la nave y de un muñeco atado a un asiento en la cabina de la tripulación de la cápsula.

SpaceX dijo que estaba tratando de demostrar la secuencia apropiada del escenario de aborto,  un  verdadero reto teniendo en cuenta la línea de tiempo, muy comprimida, así como la capacidad de los ocho propulsores SuperDraco de la cápsula para procesar y aplicar los datos de ingeniería en tiempo real para hacer un cambio de dirección.

La compañía también quiere obtener datos de la altitud máxima y la distancia de la cápsula desde el sitio de lanzamiento, al igual que datos sobre el calor, la presión y otras fuerzas y las condiciones internas y externas que la cápsula experimentó durante el vuelo.

"No importa lo que pase, vamos a aprender mucho", dijo Jon Cowart, administrador del Commercial Crew Program de la NASA, antes de la prueba.

"Cada pieza de datos que reunamos nos lleva más cerca a nuestros primeros vuelos tripulados en 2017," agregó SpaceX en un comunicado.

SpaceX es una de las dos empresas contratadas por la NASA para volar tripulaciones hacia y de regreso de la Estación Espacial Internacional tras la jubilación de los transbordadores espaciales en 2011. Desde entonces, la NASA ha tenido que depender de Rusia para llevar a sus astronautas allí, a un costo que supera actualmente los $63 millones.

Boeing, la otra empresa seleccionada por la NASA en los últimos contratos de tripulación comercial, planea llevar a cabo su prueba de aborto en el despegue el próximo año.

NASA está requiriendo sistemas de aborto en la plataforma de despegue en los nuevos taxis espaciales en un esfuerzo por mejorar la seguridad. Los transbordadores espaciales no tenían esa capacidad, aunque un sistema de escape rudimentario se añadió después del  desastre del Challenger, en 1986.

"Esencialmente, es algo así como un asiento de eyección en un avión. Usted tiene la posibilidad de dejar la plataforma de despegue de la cápsula y la cápsula podría  despegar y aterrizar", dijo el astronauta de la NASA Eric Boe, en una entrevista con el canal de televisión de la NASA.

SpaceX planea renovar el vehículo de prueba Dragon y volarlo de nuevo a bordo de un cohete de lanzamiento Falcon 9 desde California a finales de este año, para demostrar un aborto a alta velocidad y gran altitud.

El prototipo del dragón desciende con paracaídas, camino al Océano Atlántico, después de su prueba, el 6 de mayo de 2015. Crédito de la imagen: SpaceX

Irene Klotz, corresponsal de vuelos espaciales/Sen

Lea más en:

SpaceX to test passenger spaceship escape system

Key test for SpaceX passenger Dragon on tap this week 

Video: SpaceX Falcon 9 attempted droneship landing 

Este artículo se reproduce con permiso de Sen. © Sen TV Limited 2015, todos los derechos reservados. Para más noticias y blogs sobre el espacio visite sen.com y siga a @sen en Twitter.