El lanzamiento del nuevo vehículo eléctrico de Tesla Motors Inc. la semana pasada  tuvo todos los elementos de la presentación de un iPhone: largas filas de consumidores entusiastas, un producto llamativo y el CEO haciendo la presentación vistiendo una sencilla camisa negra.

Se reveló poca información nueva acerca del Modelo 3, pero con el precio comparablemente más asequible de $35.000 y 340 kilómetros de alcance, Tesla está apostando para convertirse en un fabricante de automóviles para el mercado masivo.

Las reservas a nivel mundial para el carro llegaron a 115.000 y siguieron subiendo tras la presentación, siendo mayores que el número total de vehículos eléctricos vendidos en los Estados Unidos el año pasado. Para finales del año pasado, Tesla tenía algo más de 100.000 vehículos en la carretera.

Se necesitaron tres coches para llegar aquí, dijo el CEO y presidente de la empresa automotriz, Elon Musk.

"Con cualquier nueva tecnología se requieren múltiples iteraciones y economías de escala antes de que sea asequible", dijo Musk en el evento en el estudio de diseño de la firma, en Hawthorne, California.

La compañía todavía se enfrenta a varios obstáculos, como retrasos en la producción y la falta de una red robusta de distribuidores. Pero Musk ha querido liberar los vehículos eléctricos para las masas durante años. Hasta ahora, el Modelo S y el Modelo X, a la venta por $70.000 y más de $120.000, respectivamente, en gran medida han permanecido como productos de nicho.

"El X y el S pagaron el desarrollo del Modelo 3", dijo Musk, describiéndolo como un plan maestro (no tan) secreto.

El automóvil tendrá una calificación EPA de al menos 340 kilómetros por carga. El modelo base acelerará de cero a 95 km/h en seis segundos, dos veces más que el Modelo S, aunque algunos modelos puedan ir más rápido. Tendrá capacidad para llevar a cinco personas "cómodamente", mediante la compresión del panel frontal, pero mantendrá los baúles de carga frontal y posterior de los modelos anteriores. El modelo básico incluirá hardware de piloto automático. Un único panel de vidrio constituye el techo del coche, dándole un aspecto elegante.

Musk insinuó atractivas características adicionales, que podrían elevar el precio de los que las elijan. Antes del anuncio oficial, prometió una "segunta parte" de la revelación más cerca de la producción.

Una 'nueva norma' para el mercado de vehículos eléctricos

Las ventas de vehículos eléctricos en Estados Unidos ha alcanzado los 420.000 desde 2010, muy por debajo de la meta de un millón del presidente Obama. Hasta ahora, tanto la gama limitada como una infraestructura de carga restringida han contenido las ventas.

Cerca de dos docenas de modelos de vehículos eléctricos, tanto de batería como los que se enchufan, se vendieron el año pasado en el mercado estadounidense alrededor, se trata de modelos de Toyota Motor Corp., General Motors Co., Ford Motor Co., Volkswagen AG y otros grandes fabricantes. Hyundai Motor Co. anunció recientemente su serie Ioniq, que incluye híbridos, eléctricos y versiones híbridas enchufables. El alcance permanece por debajo de los 160 kilómetros en la mayoría de los casos.

Pero eso está cambiando.

General Motors anunció en enero su Chevrolet Bolt, que podría costar $37.500, con un alcance de 320 kilómetros. Podría ser introducido a finales de este año.

Si se le añade un crédito fiscal federal de $7.500 y los incentivos estatales, el Modelo 3 y el Bolt podrían venderse por menos de $30.000.

"Tanto el anuncio de GM como el de Tesla para sus autos de 2017 están estableciendo una nueva norma para el mercado de vehículos eléctricos", dijo John Boesel, presidente y CEO de CALSTART, un grupo de industrias de tecnologías de transporte limpias con sede en California que cuenta con ambos fabricantes de automóviles entre sus miembros.

"Todos los otros fabricantes, para ser competitivos, tendrán que ofrecer productos similares", dijo.

Tesla cree que el Modelo 3 ayudará a elevar la producción en su fábrica de Fremont, California, a 500.000 automóviles al año.

¿Retos futuros?

Según Musk, a ese ritmo la compañía requerirá la producción mundial total actual de baterías de iones de litio. La firma Gigafactory de la empresa, en Nevada, comenzará a proporcionar baterías el próximo año, según Tesla.

"Es un gran salto pasar de ser una empresa de tecnología a ser cualquier tipo de empresa, especialmente un fabricante mundial de automóviles", dijo Jack Nerad, analista de mercado de Kelley Blue Book. "Es un negocio complicado, lleno de competencia bien financiada y con conexiones en el gobierno".

Otros fabricantes de automóviles tienen mayor margen de maniobra, dijo, ya que pueden distribuir los costos de desarrollo a través de una línea de automóviles e incluso vender vehículos eléctricos con pérdidas.

Consumer Reports declaró en otoño pasado que Tesla probablemente tendría un nivel de problemas peor que la media, como parte de su encuesta anual de fiabilidad de autos, tras inicialmente haber mostrado entusiasmo por los vehículos de la compañía. Los propietarios de autos Tesla se han quejado del sistema de conducción, del equipo de recarga, y chirridos y traqueteos de la carrocería, según la encuesta.

El modelo de ventas de la compañía también evita los concesionarios, decantándose por escaparates manejados por el fabricante, de los cuales hay 215 en todo el mundo. Tesla planea duplicarlos para finales del próximo año.

Musk ha dicho que su producto es demasiado nuevo como para depender de los métodos tradicionales de distribución. Pero Kenneth Elias, socio de Maryann Keller & Associates, una consultora de la industria del automóvil, es escéptico.

"La marca Chevrolet no tiene el prestigio de Tesla, pero tiene el respaldo de [aproximadamente 3.000] concesionarios de Chevrolet", dijo Elias. "A todo el mundo le gusta la idea de comprar un auto por Internet, pero eso no es la realidad".

La firma también ha tenido problemas para mantener los calendarios de producción, lanzando el Modelo X con años de retraso. Musk disminuyó el problema con risas durante su anuncio, diciendo que estaba "bastante seguro" de que el Modelo 3 se ajustaría al calendario previsto.

Los entusiastas seguidores

Filas se  formaban por todo el país en los concesionarios de Tesla, donde $1.000 podían conseguir a los clientes un lugar en la lista de espera. Tesla abrió reservas en línea la noche anterior al anuncio el 1.° de abril antes de lo previsto, para evitar una sobrecarga del servidor.

En Santa Mónica algunas personas comenzaron a hacer cola el martes, según el diario Los Angeles Times. En la sala de exposición en la calle K, en Washington, D.C.,  había más de un centenar de personas esperando cuando abrieron las puertas a las 10 a.m.

Esteban Escobar, de 34 años, fue el primero en entrar. Después de conducir desde Hagerstown, Maryland, dijo que había estado esperando allí desde las 5 a.m.

"Me escabullí a la 1:30 a. m., mi esposa no se enteró", bromeó.

"Eso demuestra lo apasionado que está por este carro", interrumpió su amigo, Doug Guessford, de 31 años.

"He querido un auto eléctrico desde hace un tiempo, pero no me puedo permitir un Tesla X o S", continua Escobar. Dijo que quizá ni siquiera compre el coche en dos años cuando salga, dependiendo de donde viva o qué otras opciones existan, pero poner su nombre en la lista de espera mantendría abierta esa opción.

Guessford ya conduce un vehículo eléctrico, el Nissan Leaf –"el Tesla de un hombre pobre", dijo, pero también dio su nombre para reservar un Modelo 3.

"He estado esperando algo como esto durante mucho tiempo –el alcance, el precio, el estilo–", dijo.

Cafés en mano, los dos se dirigieron al coche actual de Escobar, un Scion xB 2008.

"Una caja", se burló Escobar, antes de irse.

Reimpreso de Climatewire con permiso de Environment & Energy Publishing, LLC. https://www.eenews.net, 202-628-6500