Químicos en Italia han propuesto una razón por la cual los tintes de cromato de plomo ricos en sulfato, usados ampliamente en pinturas, se degradan bajo la luz.

Los tintes de cromato de plomo eran una herramienta básica que Vincent van Gogh utilizó ampliamente en su arte, incluyendo sus icónicas pinturas de Girasoles. Disfrutaba mezclando pigmentos para obtener colores ricos y llamativos pero su tinte preferido, rico en sulfato –una mezcla de cromato de plomo amarillo y de sulfato de plomo blanco– se degrada bajo la luz solar, destiñendo los una vez vívidos amarillos de su serie Girasoles en un color más opaco.

El año pasado, Koen Janssens, de la Universidad de Amberes, Bélgica, demostró que esto era debido a que la luz solar reducía el cromo (IV) a cromo (III), pero las razones detrás de la inestabilidad del tinte siguen siendo desconocidas. Esta brecha de conocimiento estimuló a Ana Muñoz-García y sus colegas de la Universidad de Nápoles Federico II a investigar el proceso.

Usando computadoras para modelar la estructura del tinte rico en sulfato, examinaron si esta degradación es solo un fenómeno que se da en la superficie o si es debido a la estructura del colorante, y sugirieron una vía para que se dé el proceso. Cálculos mediante la teoría del funcional de la densidad (DFT, por sus siglas en inglés) indicaron que el tinte tiene una energía de formación desfavorable: la composición en sí misma es inestable, separándose de nuevo a sus fases originales de cromato y sulfato, con el sulfato prefiriendo aglutinarse. Estos sulfatos segregados en el compuesto son los culpables, ya que absorben la luz UV, lo que reduce el cromo a su óxido verde menos brillante. “El sulfato puro es el tipo malo de la historia”, dice Muñoz-García a Chemistry World. “Todos los sulfatos quieren estar juntos para minimizar el estrés en el material. Por lo tanto, debido a la segregación, se genera sulfato y debido a que el sulfato absorbe el UV, se da la degradación”.

¿Podrá este descubrimiento ayudar a las estrategias de conservación del arte? Muñoz-García espera que sí. "A partir de nuestros cálculos llegamos a la conclusión, que es muy triste, de que no podemos parar la reducción del cromato, porque esta  solución es inestable, pero lo que podemos hacer una vez que entendamos el proceso en la superficie trabajar con los experimentalistas tratando de diseñar una capa superior que pueda detener la reducción del cromato ya separado”.

Janssens, sin embargo, tiene reservas sobre el estudio. Explica que los tintes ricos en sulfato también se oscurecen bajo la luz visible, pero destaca que una explicación de por qué algunos materiales de cromato-sulfato de plomo se encuentran en la superficie de pinturas debería ser verificada: “tenemos algunos datos experimentales sobre esto y ahora podemos enfrentar sus predicciones con la realidad; una verificación más sistemática sería ahora muy útil. En general, será útil informar de una comparación crítica entre los datos experimentales y las predicciones teóricas que se presentan aquí”.

Este artículo se reproduce con permiso de Chemistry World. El artículo se publicó por primera vez el 4 de abril de 2016.