Los dinosaurios fueron los señores de la Tierra por 135 millones de años, desde el inicio del Jurásico (hace unos 200 millones de años) hasta el final del Cretácico (hace 65 millones de años). De estos tiempos son los cinematográficos Tiranosaurio rex y el Velociraptor, o los gigantescos habitantes de la Patagonia como el Argentinosaurus, de 40 metros y 60 toneladas.

Sin embargo, su historia comienza 100 millones de años antes de su reinado, en un período que se conoce como Triásico. El geoparque Paleorrota (Rio Grande do Sul, Brasil) y el parque de Ischigualasto (San Juan, Argentina) guardan los pocos testimonios fósiles que existen en el mundo de esos inicios.

De esta última región es el Eoraptor (de hace 231 millones de años), que muchos expertos lo consideran el antepasado de todos los dinosaurios. Era un animal bípedo de un metro de largo y probablemente omnívoro. Fue hallado en 1991 por el paleontólogo Ricardo Martínez, del Instituto y Museo de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional de San Juan.

Hace poco,  el grupo de Martínez descubrió un nuevo yacimiento de fósiles que servirá para entender cómo los dinosaurios pasaron de ser minoría a ser multitud durante el Jurásico y Cretácico. El sitio se llama Marayes y también está en San Juan, Argentina. Es un área muy agreste, con suaves colinas y suelos con sedimentos muy rojos. Todo comenzó en 2001, cuando un vecino de la zona le contó a Martínez que habían encontrado huesos en las rocas. “Desde entonces hemos ido infinidad de veces, encontrando especies diferentes que nos alentaron a seguir”, relata Martínez.

Los estudios preliminares indican que los fósiles del yacimiento tienen entre 200 y 210 millones de años (Triásico superior). “En este período se producen grandes cambios en la fauna. Desaparecen animales que venían de millones de años atrás y aparecen especies nuevas, por ejemplo, los primeros mamíferos, dinosaurios, pterosaurios y tortugas. Salvo los pterosaurios, son grupos que actualmente sobreviven, si contamos a las aves como dinosaurios”, explica Martínez.
 

Vista panorámica del yacimiento en San Juan, Argentina. Foto de Ricardo Martínez.



Escena clave de su historia
En el período que representan Ischigualasto y Paleorrota los dinosaurios eran una minoría. “Si nos saltamos al Jurásico inferior, vemos que los dinosaurios estaban dominando el planeta. ¿Qué pasó en el medio?”, se pregunta Martínez y asegura que este nuevo yacimiento podrá responder a esa pregunta.

Fernando Novas, otro cazador de dinosaurios e investigador del Museo de Ciencias Naturales Bernardino Rivadavia en Buenos Aires, Argentina, señala que el sitio corresponde a una época clave para comprender la temprana evolución de los dinosaurios.

“Además aporta mayores datos acerca de diferentes grupos de vertebrados (lagartos, mamíferos, pterosaurios) que estaban escasamente representados o que permanecían totalmente desconocidos en otras regiones de América del Sur”, sostiene.

Marayes ya ha dado sus primeros frutos, a pesar de que, como es un descubrimiento tan nuevo, los investigadores aún no han podido publicar sus hallazgos en revistas científicas. Los fósiles fueron recolectados en mayo. Poco a poco le fueron limpiando la roca en el laboratorio. Los que parecían de grupos distintos fueron analizados un poco más y determinaron ya  que se trata de especies nuevas para la ciencia.

Entre ellos, destaca un pterosaurio, los dinosaurios voladores. “Sería el primero de esta época para el hemisferio sur. Y se supone que este grupo se originó en el norte y en ambientes costeros. Pero ahora lo encontramos en un ambiente continental. Esto pone en duda esa hipótesis de su origen”, señala Martínez.

También hallaron dinosaurios terópodos con huecos en el cuello. “Pensamos que tenían sacos de aire, por lo que tendrían una respiración similar a la de las aves. Este tipo de dinosaurios solo se habían encontrado en América del Norte.”, explica el paleontólogo.

Entre los fósiles también hay dos tipos de dinosaurios saurópodos herbívoros de cuello largo. Uno muy avanzado, similar a los que aparecen en la película Parque Jurásico, aunque más pequeño; y otro mucho más primitivo.

Diversidad triásica
A estos dinosaurios también se suman el hallazgo de fósiles de tortugas primitivas y de restos casi completos de triteledóntidos, los antecesores de los mamíferos.

“Estos nuevos hallazgos permiten resaltar, una vez más, que los dinosaurios no fueron los únicos animales que vivían en la faz de la Tierra 230 millones de años atrás, sino que estaban acompañados por una gran diversidad de organismos, entre los cuales se encontraban los lejanos antepasados de los mamíferos, los lagartos y las tortugas, grupos que siguen habitando nuestro planeta”, opina Novas.
 

   Fósil de un mamífero primitivo. Foto de
   Ricardo Martínez.

Una hipótesis que explica por qué los dinosaurios dominaron el planeta supone que tuvieron un golpe de suerte. “Algún proceso externo produjo la extinción de otros grupos e inmediatamente esos nichos ecológicos vacíos fueron ocupados por los dinosaurios. Creemos que no fue así, al menos para esta región (en aquel período, el sudeste de Pangea)”, asegura Martínez. Él explica que tienen pruebas de que la extinción de las otras especies se produjo de forma secuencial durante varios millones de años y que no hay una ocupación inmediata de los dinosaurios, sino que ellos también sufrieron extinciones.

“Va a llevar varios años hasta que podamos publicar lo que ya hemos hallado y seguiremos buscando más fósiles. Esto recién fue el producto de sólo cinco días de trabajo de campo”, apunta Martínez.

De cierta forma, a Novas no lo sorprende el nuevo hallazgo. “Por lejos, Argentina es el país de América Latina con mayor cantidad de restos de dinosaurios descubiertos. Y nos diferenciamos de Canadá o Australia, porque aquí están muy bien representados los tres períodos en que se divide la Era Mesozoica, la Edad de Oro de los Dinosaurios”, explica.

No obstante, asegura que los descubrimientos de dinosaurios se han incrementado notablemente en Brasil, Venezuela y Bolivia. “Otro país que dará de que hablar con sus hallazgos de dinosaurios es Chile, con yacimientos en los Andes del sur”, finaliza.