Los fósiles tienen su propio reloj interno y los científicos pueden interpretarlo observando
la proporción de dos tipos diferentes de átomos de carbón, lo que se conoce como datación por radiocarbono.