Nueva evidencia fósil está señalando el camino para determinar el color de la piel –o plumas– de los dinosaurios.