Damos por hecho que existimos como seres 3D en un universo 3D, pero los fisicos sugieren que nuestro mundo es una proyección de una realidad escrita en 2D.  Michael Moyer , editor de Scientific American, lo explica.