Científicos usaron micrófonos especiales para permitirnos  escuchar las risas de una rata a la que se le hacían cosquillas.