Quizás le ha hecho esta mala broma a un amigo: golpearle la boca de su botella de cerveza para que se bote el preciado líquido. Detrás de la broma hay una interesante explicación de la física.