De pequeños aprendemos a no beber jugo después de lavarnos los dientes. ¿Qué hace que sepa tan mal el jugo?