En el otoño las hojas de los árboles realizan su acto camaleónico, cambiando de varios tonos de verde a tonos ocres, naranjas y rojos brillantes. Aquí le explicamos cómo lo hacen.