Los robots y las animaciones muy realistas pueden provocar una respuesta en nosotros que está en algún lugar entre lo incómodo y lo que nos asusta.