Los conteos típicos de calorías ignoran cómo se cocina y se procesan los alimentos, cómo las bacterias intestinales interactúan con los alimentos y la complejidad general de la digestión humana.