Los alimentos genéticamente modificados han sido satanizados en los últimos años, tanto por los defensores de la salud, como por los ecologistas. Sin embargo, si nos fijamos en la historia del cultivo de alimentos es evidente que los hemos estado comiendo desde hace mucho tiempo.