Desde la época de Charles Darwin, la ciencia ha pintado una imagen de nuestro ancestro más antiguo similar a un chimpancé, pero ahora la nueva evidencia fósil está redibujando las líneas de la evolución humana.