Los drones pueden ser divertidos, pero cada vez más se oyen historias de choques contra edificios o trayectos de vuelo que interfieren con los de los aviones. Entusiastas de estos aparatos nos hablan de cuán seguros son.